Ojeando mis RSS he visto una curiosa forma de afrontar un mal comentario en redes sociales y os lo tenía que contar. La marca de higiene femenina Bodyform, se ha dispuesto a responder a un usuario que había lanzado una crítica, que se propagaba como la espuma, en las redes sociales de la marca. La respuesta está llena de sarcasmo, ironía y frescura, cosa que nadie esperaba de esta marca.

Pero yo me pregunto si es original o estamos empezando a ver una tendencia: las videorespuestas emprendidas por marcas. Los usuarios toman el control de las redes sociales, y muchas veces hablamos de la hegemonía del consumidor y de la libertad que existe en internet, pero nos olvidamos de que si los usuarios son libres de escribir lo que quieran las marcas también pueden contestar, aunque estas se juegan mucho más en sus palabras.

Volviendo al caso de Bodyform, surgió de un comentario que un usuario posteó en la fanpage de la marca. Este comentario originó un gran revuelo, sobre todo por la cantidad de comentarios y likes recibidos: 84.000 me gusta y 3.500 comentarios. La marca tenía que pronunciarse y lo ha hecho con humor y sarcasmo. El vídeo respuesta se titula “La verdad”, y por las cifras, yo diría que la marca ha tenido un gran éxito, ya que cuenta con 3 millones de vistas en su canal de YouTube .

Comentario del usuario:

Respuesta de Bodyform:

Hace muy poco rondaba por Internet algo similar, pero esta vez no era un marca la autora de la videorespuesta sino un cantautor que recibió un mensaje en Twitter de un novio desesperado, este necesitaba que el cantante favorito de su chica le ayudara a reconquistarla. Así que el chico no dudó en insistir hasta que obtuvo una respuesta del famoso compositor Tommy Torres. Pero este cantante inspirado por este usuario le contestó a través de una videorespuesta que causó furor en la red:

Así que ahora me pregunto si se pondrán de moda las videorespuestas para frenar una “crisis” de comunicación (un comentario en Facebook no es una crisis, pero una mala gestión continuada podría ocasionar un grave problema). Cierto es, que siguiendo una buena estrategia se puede sacar partido a todo, la cuestión es ajustarse al tono y al estilo de la empresa. Hay que ser coherentes y consecuentes. Algunas veces es mejor no contestar, y otras necesitan una respuesta a tiempo y contundente.

Para sacarle punta a la situación, las marcas tienen que agudizar el ingenio y ante todo acortar los tiempos de respuesta. Una respuesta debe darse rápido y sin miedo, una respuesta a medias solo ayudará a avivar las llamas. Yo creo que la originalidad no tiene límites, da igual si es en forma de texto, un vídeo, un audio o cualquier otra forma. La clavé está en hacerlo a tiempo, con claridad, respeto  y, a ser posible, con sentido del humor.