Muchos autores defienden la dualidad publicitaria, dos caras de una misma moneda a la hora de hablar de publicidad. Hay que diferenciar entre la publicidad estrictamente comercial (advertising), la más moderna, y aquella publicidad con un uso más social que vela por el interés colectivo, esta variante es mucho más antigua que la anterior (publicity).

Como tampoco es cuestión de aburrir con la historia de la publicidad esta parte me la salto ;)  Así pues, de forma resumida todo evoluciono hacia la combinación entre un uso social y esa faceta más comercial, algunos soportes publicitarios tradicionales ofrecen beneficios sociales como por ejemplo:

Mupis que marcan la hora y la temperatura

Mupis que contienen centros de reciclaje para depositar pilas o residuos.

Marquesina que ofrecen asiento y sombra para los ciudadanos que esperan el autobús

Mobiliario urbano que permite cargar los móviles, este es un poco más moderno :)

No obstante en la últimos años la creatividad se ha adueñado favorablemente de este tipo de soportes publicitarios, el ingenio asoma en el mobiliario de las ciudades, ofreciendo de este modo, un escenario donde predomina el win-win entre ciudadanos y marcas y donde destaca la innovación y la originalidad de los anunciantes:

Mupi que permite hacer llamadas a fijos

Ese beneficio social se está extendiendo más allá del ámbito del mobiliario urbano. La creatividad no tiene límites, ahora la tendencia es encontrar la harmonía entre lo que los usuarios necesitan y las pretensiones de la marca. Se trata de posicionarse en la mente del consumidor como una marca accesible y que se preocupa por la sociedad. Muchas veces las marcas recurren a grandes campañas de RSC, pero esta no es la única solución posible. La respuesta puede estar en ese  punto intermedio en el que los consumidores se percaten de que el anunciante se preocupa y a la vez se genere valor de marca. Los únicos ingredientes para conseguir esto son:  imaginación y el don del oportunismo.

marquesina original resguardar del frio

Después de ver algunas de las ingeniosas formas de que una marca se acerque a la ciudadanía y aporte un valor extra, sólo me queda preguntarme ¿qué será lo siguiente?… una marquesina que nos perfume de camino al trabajo? ¿o algo más 2.0? ¿Un mupi que nos geolocalice?

Hagan sus apuestas señores :)